Registro Sanitario C.2.2/4350

Marco de Amenaza, Poder y Significado

 

Empiezo a escuchar voces que claman contra lo que yo llamo el modelo médico de hacer psicología, es decir aquel basado en las todopoderosas Clasificaciones Diagnósticas: DSM o CIE.

 

Cada vez son más las evidencias en torno a un modelo que, en lugar de curar el sufrimiento psicológico lo que hacer crear etiquetas de dudosa utilidad y que en todo caso generan más discapacidad de la que solucionan.

 

Lucy Johnston, miembro de la División de Psicología Clínica de la Asociación Británica de Psicología es autora del modelo del Marco de Poder, Amenaza y Significado.

 

PODER: De forma muy resumida este marco hace mención a los distintos tipos de poder que influyen sobre la vida de las personas, como puede ser la desigualdad, la discriminación, la pobreza junto con traumas como el abuso, la violencia y como esto se relaciona con la angustia o el comportamiento problemático.

 

AMENAZA: Hace referencia a las amenazas que suponen para la persona los malos usos del poder y las formas que hemos aprendido como para responder a esas amenazas. En la clínica tradicional estas amenazas es lo que llamamos “síntomas”.

 

SIGNIFICADO: Es el cómo damos sentido a esas experiencias difíciles, y cómo los mensajes de la sociedad en general pueden aumentar nuestros sentimientos de vergüenza, autorreproche, aislamiento, miedo y culpa.

 

Este marco o modelo se puede usar como una forma de ayudar a las personas que acuden a nuestras consultas a crear narraciones o historias más esperanzadoras sobre sus vidas y las dificultades que pueden haber enfrentado, o que aún enfrentan, en lugar de verse a sí mismas como “enfermos mentales”.

 

A mi modo de ver este Marco ofrece una ‘sala de estar’ común  tanto a los terapeutas como a nuestros pacientes, los primeros para poder hilar la escuela terapéutica de cada profesional con los relatos terapéuticos de nuestros pacientes (hasta ahora, según la habilidad artesana de cada terapeuta era mejor o peor hilada y en muchas ocasiones nos provocaba disonancia sobre cómo llevar esos relatos hasta nuestro marcos teóricos), y a nuestros pacientes porque van a encontrar un esquema o guion para auto-comprender mejor lo que les ocurre.

 

 Este Marco seguramente nos ayude también a los terapeutas a respetar el relato de nuestros pacientes sin necesidad o urgencia por nuestra parte para colgarles cuanto antes etiquetas discapacitantes de nuestros rutilantes manuales y quizá nos ayude a hacer “slow-therapy”.

 

Pienso que ahora que está tan de moda el “slow-food”se comprenderá mejor lo que quiero decir con este anglicismo. Me refiero a hacer terapia o escucha de forma tranquila, lenta y sin urgencia de autoafirmarnos como grandes terapeutas al tener que emitir rápidamente un diagnóstico y poder permitir ofrecer un marco completo para que nuestro paciente vaya expresando su vivencia y nosotros podamos ir acomodando su relato a este sencillo marco.

 

Aprovechando la potencia de las redes sociales me gustaría que nos dejarais vuestras aportaciones, vuestras opiniones, dudas, quejas o sugerencias en este hilo.

 

Raúl Casasola Rodríguez, Psicólogo General Sanitario, Col O-02261 - Centro Asturias

 

La parálisis del sueño

Puede habernos sucedido que, en alguna ocasión, tras haber estado durmiendo y, en el momento de despertarnos, hayamos abierto los ojos y, presas del pánico, descubierto que estamos tendidos inertes sin la capacidad de mover ni un solo músculo del cuerpo. En la antigüedad, esta situación era asociada a la presencia de espíritus malignos como son el Íncubo (masculino) y el Súcubo (femenino) cuya función era introducirse dentro de los sueños de los mortales con el objetivo de absorber la energía vital de estos.

No nos hará falta una exhaustiva búsqueda para encontrar diversos relatos acerca del Íncubo y Súcubo. Os invitamos a que os adentréis en la Red para buscar el famoso cuadro de Henry Fuseli llamado “La pesadilla” o la famosa escultura “Le Cauchemar” (la pesadilla) de Eugène Thivier, para que podáis tener una idea visual del tema que vamos a tratar a continuación.

Uno de los ejemplos más conocidos acerca de estos relatos es la historia del “Old Hag” (La vieja bruja), un espíritu nocturno del folclore anglosajón y germano que se sienta sobre el pecho de sus víctimas y les provoca terribles pesadillas, impidiéndoles moverse y respirar.

Todos estos relatos corresponden a una patología del sueño denominada parálisis del sueño. ¿Sabes en qué consiste?

Se trata de un trastorno del sueño o parasomnia (trastornos del despertar, de la asociación sueño-vigilia y los asociados al sueño de movimientos oculares rápidos), más común de lo que nos pueda parecer, que tiene lugar en la transición entre el sueño y la vigilia tanto a la hora de conciliar el sueño como a la hora de despertar. A pesar de su corta duración, ese episodio suele ir acompañado de una gran sensación de angustia dado que la persona se encuentra completamente consciente con la capacidad de ver, sentir y oír pero sin poder hablar o moverse. Se sentirá atrapado en su propio cuerpo. Además, por tratarse de una fase de transición entre el sueño y el despertar, en algunas ocasiones se podrán experimentar alucinaciones (denominadas hipnagógicas cuando estamos pasando de la vigilia al sueño e hipnopómpicas cuando estamos saliendo del sueño para volver al estado de vigilia) tanto de carácter visual como auditivo e incluso una sensación de opresión en el pecho. Esta última característica del episodio es lo que antiguamente se atribuía al peso del demonio sentado sobre nosotros para succionarnos nuestra energía.

Para poder explicar y entender esta parasomnia primero necesitamos conocer las fases del sueño:

Fase I. Fase de sueño ligero, en la que las personas todavía son capaces de percibir la mayoría de los estímulos (auditivos y táctiles). El tono muscular disminuye.

Fase II. Fase donde se produce una desconexión del entorno y facilita, por tanto, la actividad de dormir. El tono muscular es menor que en la fase I y desaparecen los movimientos oculares.

Fase III. El sueño se vuelve más profundo. Si el individuo despierta durante esta fase, se siente confuso y desorientado. El tono muscular es aún más reducido que en la fase II y tampoco hay movimientos oculares.

Fase IV. Se trata de la fase de mayor profundidad del sueño, en la que la actividad cerebral es más lenta. Esencial para la recuperación física y, especialmente, psíquica del organismo. En esta fase, el tono muscular está muy reducido. No es la fase típica de los sueños, pero en ocasiones pueden aparecer imágenes, luces o figuras sin una línea argumental. Es importante señalar que en esta fase es en la que se manifiestan alteraciones como el sonambulismo o los terrores nocturnos.

Fase IV o REM/MOR (Rapid Eye Movement o Movimiento de Ojos Rápido). En esta fase se presentan los sueños en forma de narración y con un hilo argumental. El tono muscular es nulo (atonía muscular o parálisis). En esta fase se producen las pesadillas además de la parálisis del sueño.

Como ya os hemos explicado en alguna que otra ocasión, estas fases se irán repitiendo a lo largo de la noche en ciclos de 90 minutos. Aproximadamente, realizamos estos ciclos de manera completa unas 4 veces por noche.

Normalmente, las fases se van siguiendo sin ninguna dificultad, pero ¿qué sucedería si empezamos a recuperar el estado de vigilia dentro de la última fase REM/MOR?

La parálisis del sueño se daría por la activación de un estado de vigilia o despertar dentro de esta última fase, donde nuestros movimientos siguen inhibidos y aún estamos inmersos en los últimos retazos del sueño propiamente dicho. Literalmente, nos encontraremos despiertos mientras que parte de nuestro cerebro aún se encuentra saliendo del sueño. Sería como una aceleración del proceso intentando saltar de la última a la primera fase sin llevar a cabo la transición necesaria.

Aunque suele darse en individuos con buena salud mental, es común que se produzca en momentos en los que estamos siendo sometidos a grandes cantidades de estrés, cansancio, presión o ansiedad.

A pesar de que no existe ningún riesgo para la vida y que la sensación cesa a los pocos segundos, estos episodios se viven de manera terrorífica por la sensación de inmovilidad junto al posible contenido onírico que tiñe la vivencia con tonos “sobrenaturales”. Nuestro cerebro estaría fusionando componentes que se encuentran en el proceso del sueño con la activación fisiológica del despertar.

Las recomendaciones para superar este trance serían mantenerse relajados sin perder la calma dado que no estamos corriendo ningún peligro real. Lo ideal sería volver a cerrar los ojos e ir moviendo poco a poco las diferentes zonas del cuerpo como son piernas, brazos y manos para acelerar el proceso de recuperación del tono muscular. Tras despertar del todo, sería aconsejable esperar unos minutos antes de volver a conciliar el sueño ya que, si no, corremos el riesgo de aumentar las probabilidades de padecer otro episodio de parálisis del sueño.  

Como curiosidad os indicaremos que esta parasomnia suele darse con mayor frecuencia cuando dormimos boca arriba o nos acostamos con el estómago bastante lleno, razón por la que la mayoría de estas experiencias se experimentarían a la hora de la siesta.

“¿Quién dice que lo sueños y las pesadillas no son tan reales como el aquí y ahora?”.

Psicología On-Line

En Centro Asturias nuestro equipo le ofrece un servicio de Psicología On-line totalmente exclusivo y con cita previa donde podrá disponer de un servicio personalizado y una consulta con todas las garantías. 100% seguro y con pago mediante Paypal o Transferencia Bancaria Segura. Infórmese en 606400389 o Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.

Terapia de Grupo

En Centro Asturias implementamos el reciente servicio de Terapia de Grupo para el abordaje en formato grupal de trastornos relacionados con las adicciones (adicción al juego, al sexo, a sustancias psicoactivas: cocaína, cannabis, heroína o drogas de diseño, adicción a las nuevas tecnologías, adicción a la comida, etc.) depresión, ansiedad y estrés a precio muy reducido (15€/sesión) en nuestras instalaciones de Oviedo Centro. Infórmese sin compromiso para inscribirse en Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo. o al tlf. 606400389

Ansiedad

La ansiedad, el trastorno de ansiedad en cualquiera de sus facetas o manifestaciones, constituye otro de los grandes problemas y motivos de consulta principal en Atención Primaria en la actualidad. En nuestra sociedad una gran parte de las personas suele recurrir en primera instancia a su médico, quien con la mejor de sus voluntades y quizá con pocos otros recursos a su alcance (salvo una eventual derivación a las unidades de Salud Mental en los casos más graves) ofrecen como primer tratamiento de elección el uso de fármacos contra la ansiedad, ansiolíticos. En muchos momentos de nuestra vida podemos atravesar por episodios que, efectivamente, son en si mismos estresantes y nos provocan episodios de ansiedad moderada o grave. Desde el ámbito de la psicología podemos ofrecer una respuesta rápida, eficaz y profesional. Debe huir de remedios caseros y centrarse en pedir ayuda a un profesional debidamente acreditado quien hará un rápido diagnóstico e irá a tratar de forma individualizada su problema. Consúltenos sin compromiso cómo podemos ayudarle en el tratamiento de la ansiedad, le ofreceremos una respuesta adaptada a su necesidad en consulta tradicional e incluso a domicilio sin coste adicional en la zona central de Asturias. Infórmese en 606400389 o en Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo..

Contactar

Consulta On-Line

Centro Colaborador

Centro Asturias

Tratamiento de Adicciones

Estamos en red

Comparte tu experiencia

Jueves 27 Junio 2019

Hay 16 invitados y ningún miembro en línea